Taekwondo una forma de vida

La gente llega al Taekwondo por diferentes caminos y con diversas intenciones.

Con el paso del tiempo y en la relación que conforman practicantes e instructores, se va dando el misterioso fenómeno de ir descubriendo diferentes aspectos del Taekwondo que permitirán ir experimentando cambios formativos en la manera de enfrentar la vida.

Un instructor preparado puede despertar en el alumno un sentimiento de triunfo en su vida. Él sabe que el Taekwondo es un Arte que implica un modo de pensar, que tiende a formar gente con un gran sentido moral y el aspecto moral está definitivamente unido al Taekwondo desde su creación.

Todos los alumnos buscan algo más que un conjunto de técnicas de defensa y ataque, buscan un camino que permita moldear su extraordinaria energía, todo su potencial y quieren hacerlo en un sentido inverso al que parece haberse encaminado,  gran parte de la humanidad que se dedica a destruir más que construir, o se refugia equivocadamente en las drogas, un mundo del que no es fácil salir.

Quienes amamos el Taekwondo somos concientes que el entrenamiento debe incluir un fuerte sentido humanitario, que nuestros mejores logros están dados por esos procesos de cambios y transformaciones y debemos también ser concientes del esfuerzo por mejorar en el futuro.

Cortesía, Integridad, Autocontrol, Perseverancia y Espíritu Indomable dejan de ser palabras para convertirse en experiencia de vida. Principios que como pequeños eslabones forman parte de una gran cadena, de la cual tiramos todos juntos hasta convertirnos en protagonistas directos de aquellos pequeños cambios y transformaciones que unidos desencadenan la fuerza suficiente para mover montañas.

 
 
Visítenos en:
Jesús Carranza No. 1201, Colonia Moderna de la Cruz Toluca Méx.
Teléfono (722) 2 19 42 17